Star Trek Into Darkness: J. J. Abrams vuelve a subir la barra

Hacer la segunda parte de una película que fue un éxito es difícil, sobre todo si ambos largometrajes pertenecen a una serie de culto que es una referencia mundial. J.J. Abrams vuelve a tomar las riendas del complicado universo de Star Trek trayéndonos una nueva entrega que supera a su predecesora (labor que parecía casi imposible). Por si fuera poco, toma el riesgo de utilizar el argumento de una historia mítica dentro de la saga, abordándolo desde otra perspectiva y cambiando con éxito el rumbo prestablecido de la historia. Altas dosis se acción, mucha comedia inteligente y varios picos dramáticos que sorprenderán a la audiencia junto con una puesta en escena impecable es el sello de este nuevo capítulo de Star Trek que de seguro le traerá a la franquicia muchísimos más fans.

La historia comienza tiempo después de la primera película, con el Capitán Kirk (Chris Pine) a cargo del Enterprise y las típicas peleas con Spock (Zachary Quinto) por su lógica enfermiza y su obsesión por siempre cumplir las reglas. Como ya es costumbre, la actitud arriesgada e impertinente de Kirk lo mete en serios problemas junto con su tripulación y la Federación termina reprendiéndolo. Lastimosamente, antes de poder ser castigado, Kirk recibe una terrible sorpresa cuando un terrorista llamado Jhon Harrison (Benedict Cumberbatch) ataca directamente al alto mando de la Federación desatando el caos. Por esta razón Marcus (Peter Weller), uno de los jefes de la Federación, embarca a la tripulación de Kirk en una peligrosa misión para que acaben con el terrorista. De esta forma, el equipo del Enterprise y su capitán tienen la oportunidad de redimirse frente a la Federación, vengar a los caídos y evitar una posible guerra con los Klingon (porque Harrison se esconde en su territorio y, aparentemente, es lo que quiere desatar).

Si la primera película de Star Trek iba acerca de la creación del mito del Enteprise, Stark Trek Into Darkness crea un contexto nuevo, profundiza más en los personajes y expande la mitología de este universo de ciencia ficción. Gran parte del éxito recae sobre el don innato de J. J. Abrams para retratar de manera consistente y sencilla universos narrativos sumamente complejos. Por si fuera poco, todos los personajes además de estar bien construidos, tienen protagonismo en la historia haciendo que el cast funcione como un engranaje perfecto donde sentimos empatía por cada miembro de la tripulación. El guión cuida cada detalle para hacer homenaje a la serie original, pero distanciándose de la misma para crear su propio mundo, utilizando argumentos clásicos pero actualizándolos y así sorprender a fans de la serie y al nuevo público. Si J.J. Abrams mantiene la barra tan arriba, muy probablemente esta nueva saga de Star Trek termine transformándose en la Star Wars de esta generación (salvando las distancias entre ambos universos, claro está).

Lo mejor: La gran vuelta de tuerca que tiene la historia. Benedict Cumberbatch es uno de los mejores antagonistas de la franquicia. Los diálogos de Spock. La comedia física cortesía de Simon Pegg. Las secuencias de acción son alucinantes. El soundtrack.

Lo malo: Si no eres fanático de Star Trek pierdes gran parte de las referencias que la hacen una película épica. Tienes que haber visto la uno para disfrutarla por completo. Si leíste alguna crítica o IMDB te puedes spoilear la gran sorpresa que trae el film.

Veredicto: J.J. Abrams hizo un trabajo magistral con el reboot de Star Trek en el 2009. Hoy, con Stark Trek Into Darkness, sube la calidad elevándola al Olimpo de la ciencia ficción y de lo mejor del 2013. Si la primera parte es un 4.5/5, su secuela ganó 5/5.

Trailer subtitulado -> https://www.youtube.com/watch?v=j0FRLh2XlQI

St_Destruction_English_Intl_1sht

(Crítica publicada originalmente en http://www.oidossucios.com)

We Need to Talk About Kevin: el claro espejo de la perversidad 

Son pocas las películas que exploran la perversidad dentro del alma humana. Las que se atreven tienden a hundirse en explicaciones psicológicas o crear cierta justificación dramática para el monstruo que dibujan. Problemas con la familia o la sociedad, una patología no detectada; muchas son las excusas, como si fuese necesario conseguir una explicación lógica a aquello que tanto nos perturba como lo es la maldad. We Need to Talk About Kevin entra en la selecta élite de historias donde se explora la oscuridad humana, sin medias tintas o explicaciones, un viaje al lado inquietante del alma por el simple hecho de observar al monstruo directamente a los ojos… un permiso para dejarnos seducir por el Demonio de la perversidad (valga el cuento de Edgar Allan Poe como ejemplo).

La historia es una especie de rompecabezas que todo el tiempo va hacia adelante y atrás. En el presente conocemos a Eva (Wilda Swinton), una mujer que habita en una casa que se cae a pedazos y que es odiada por el pueblo en el que vive. En paralelo, comenzamos a ver retazos de su vida, su romance con su esposo Franklin (John C. Reilly) y, sobre todas las cosas, la inquietante infancia y adolescencia de Kevin (Jasper Newell y Ezra Miller, respectivamente). De esta forma, la película va de un presente gris con una Eva desolada, a un pasado muy luminoso, pero perturbador por la presencia de Kevin. Desde el nacimiento de su hijo, Eva trata de ganarse su amor, pero este sólo la maltrata (desde cosas pequeñas como hacerla perder el control con su llanto y ser un ángel con su papá, hasta torturarla psicológicamente con cada comentario o mirada que hace). Lo peor es que Eva es la única víctima de la maldad de Kevin, hasta que este llega a la adolescencia y comienza a explorar su perversidad en otras persona, saliéndose de control y causando un mal muchísimo mayor destrozando la vida de su madre (y de su pueblo) para siempre.

We Need to Talk About Kevin fácilmente se hubiese transformado en el retrato maniqueo de un asesino más con tintes de “niño poseído” de no ser por la sutileza en la narración y puesta en escena de su realizadora Lynne Ramsay. Su decisión es inteligente: todo lo que conocemos de Kevin lo hacemos a través del ojo de su madre. De manera ambigua, a hurtadillas, compartiendo con ella el misterio de la personalidad de su hijo. Es una película muy sencilla, pocos diálogos, actores y locaciones. A pesar de esto, tiene una atmósfera única que envuelve desde el primer plano y que transmite la incomodidad de su protagonista. Un film lleno de silencios, de espacios omitidos y de  violencia que no vemos (pero conocemos), truco patentado por Michael Haneke demostrando que el peor tipo de horror es aquel que dejamos en manos de la imaginación del público.

Lo mejor: Cualquier niño que haya encarnado el anticristo se ve inofensivo al lado de Kevin. La dirección de arte y fotografía: la película te causa fobia al color rojo. La forma genial de omitir la violencia y por eso hacerla peor. Las actuaciones son dignas de Oscar, Ezra Miller dará mucho de qué hablar en un futuro no muy lejano.

Lo malo: La gente al verla en cartelera la confundirá con otra historia al mejor estilo Anticristo. Puede que muchos no puedan lidiar con los vacíos dentro de la historia, lo mismo que con su final ambiguo. Al igual que El bebe de Rosemary, no es apta para embarazadas.

Veredicto: We Need to Talk About Kevin camina con éxito por la delgada cornisa de la maldad, tiene una personalidad única y trabaja el suspenso de forma magistral. Aunque desde los primeros minutos sabemos qué sucederá, la perversidad de la historia nos seduce hasta el último momento. De lo mejor de lo que va en el año, un merecido 5/5.

Trailer subtitulado -> https://www.youtube.com/watch?v=bZ2ftW4NiH8

we-need-to-talk-about-KEvin-poster

 

(Crítica publicada originalmente en: http://www.oidossucios.com)

Rush pasión y gloria: cuando la realidad parece ficción

La historia del cine está llena de películas biográficas. Las que no se quedan en la primera capa narrativa (hacer que el espectador conozca a alguna personalidad) son las que resultan más sustanciosas a nivel cinematográfico. En teoría, un biopic debería dibujar un arco dramático narrativamente hablando interesante dentro de la vida de su protagonista. Más allá de apegarse a los detalles reales, un buen film biográfico retrata un pedazo de la existencia de una persona y consigue en esa porción algo del significado que muchas veces la vida real no tiene. Ejemplos contemporáneos sobran: El luchador, Red social, Ray, La caída, por nombrar algunos. Rush pasión y gloria llega para sumarse a estos clásicos contemporáneos del biopic, al representar el ascenso de dos corredores de Formula 1 y la rivalidad entre ambos durante un tiempo corto de sus vidas.

Rush pasión y gloria cuenta el inicio en el mundo de las carreras de dos leyendas: James Hunt (Chris Hemsworth) y Niki Lauda (Daniel Bruhl). Primero conocemos la vida de Hunt, un piloto innato, impulsivo, irresponsable y que lleva una vida plagada de excesos: alcohol, mujeres, fama y muy poca disciplina. Por otro lado está Lauda, un chico de buena familia que fue técnicamente desterrado al decidir ser un corredor. Contrario a Hunt, Lauda es alguien muy metódico, serio, organizado y su fortaleza reside en un conocimiento abrumador de la mecánica de los autos. Ambos se enfrentarán por primera vez en un circuito pequeño y después de una disputa serán rivales durante varios años hasta llegar a la Formula 1 desde diferentes caminos. El meollo de la historia se centra en los años 70 y en el campeonato de Formula 1 del año 76, en donde ambos personajes lo darán todo por superar al otro. Una rivalidad que los motivará a llevar su carrera y su vida al límite sólo para superar a su contrincante.

Rush pasión y gloria es la última joya de uno de los grandes realizadores del cine contemporáneo comercial Ron Howard (Una mente brillante, Ángeles y demonios, Cinderella Man), quien posee en su filmografía como Director/Productor unos cuantos biopic de éxito. A esto se suma uno de los guionistas destacados del género Peter Morgan (El último rey de Escocia, Frost/Nixon, La reina) dando como resultado una suerte de dream team para llevar la historia al cine. El éxito del film reside en lograr el equilibrio total a la hora de retratar a Hunt y a Lauda, haciendo que al espectador le cueste tomar partido. Ambos tienen méritos en lo que hacen, tienen su forma de lograr lo que desean, cometen errores y son talentosos. Dicha imparcialidad al retratarlos eleva la historia y le suma mucha complejidad. Es un drama con todas las de la ley: no hay buenos ni malos, solo situaciones complicadas. Howard consigue la medida perfecta entre escenas dramáticas y secuencias de acción en la pista, creando como resultado una suerte de yo-yo narrativo que cautiva al espectador. Sin duda alguna, de lo mejor de la filmografía de Howard.

Lo mejor: La actuación y la química entre Chris Hemsworth y Daniel Bruhl, ambos se ganan rápidamente la empatía del público. El look retro de la película. La edición agresiva sumada a planos alucinantes de las carreras. El trabajo de sonido es brutal.

Lo malo: Tarda un poco en arrancar. Ver un poco más de Olivia Wilde en pantalla nos hubiese hecho felices a todos. El epílogo de la película, aunque es muy ilustrativo, termina siendo un bajón a nivel narrativo.

Veredicto: Rush pasión y gloria es de las mejores películas biográficas de estos años. Tiene grandes dosis de drama y de suspenso, de estos films que lentamente te ponen al borde del asiento sin que te des cuenta. Ron Howard hizo bien la tarea. Le doy 4.5/5.

Imagen

Trailer subtitulado -> https://www.youtube.com/watch?v=3kbcFSVlRhg

(Crítica publicada originalmente en http://www.oidossucios.com)

The Master: cuando se intenta arreglar lo irreparable

The Master, al igual que toda la obra de Paul Thomas Anderson, es un film extraño. Desde su ritmo irregular (lento, pero tenso) hasta su música (tan perturbadora como sus actuaciones) es de esas historias incómodas que nos enganchan y que al terminar nos dejan con sentimientos encontrados. Es de esas películas que no tienen un arco dramático muy marcado, pero sí muchas escenas largas e intensas. Desde que comienza estás en suspenso por no saber hacia dónde va y ni hablar de intentar vislumbrar su final. The Master está llena de omisiones, espacios muertos y subtextos que el espectador debe encajar para poder guiarse en el laberinto oscuro y denso que plantea.

La historia se desarrolla en Estados Unidos, en una sociedad post Segunda Guerra Mundial que intenta volver a la normalidad. El protagonista, Freddie Quell (Joaquin Phoenix), es un veterano en el área naval que regresa a la ciudad con varios desordenes de conducta relacionados con el alcohol y el sexo (patologías que, de seguro, afloraron por el stress en el campo de batalla). El Estado se encarga de conseguirle varios trabajos (como fotógrafo, agricultor, entre otros), pero Freddie no termina de encajar en la sociedad, metiéndose en problemas por sus excesos con el alcohol. Un día, escapando de una turba que desea golpearlo, entra de polizonte en un barco lujoso donde conoce por accidente a Lancaster Dodd (Philip Seymour Hoffman) un poderoso líder de una religión quien atraviesa una crisis espiritual mientras trabaja en su nuevo libro. Lancaster y su esposa, Peggy Dodd (Amy Adams), adoptan al trastornado Freddie como parte de su congregación e intentan curar sus males psíquicos y espirituales cambiando su conducta.

Paul Thomas Anderson siempre ha sido un director y guionista consistente, desde Boogie Nights (1997) hasta There Will be Blood (2007) -por hablar de sus cumbres- cuenta historias que hablan de personajes que pasan por crisis existenciales relacionados a la pérdida de la estabilidad en sus entornos (sociales o personales), temas difíciles de retratar por su densidad psicológica. Sus películas siempre superan las 2 horas de duración, pero pocas veces se vuelven tediosas, es de los pocos directores contemporáneos que saben mantener el ritmo de sus piezas y que utilizan el espacio como elemento narrativo. Sea a través de la luz o los espacios enormes, Anderson exprime la expresividad de cada plano hasta el último fotograma, haciendo que sus films tengan un mood particular, una impronta que los hace desoladores. Al igual que Magnolia (1999), The Master plantea más preguntas que respuestas con su resolución, no es de esa clase de películas que busca dejar una moraleja con su final, desea incomodar más que explicar y es allí, en su ambigüedad, donde reside toda su fortaleza.

A favor: La actuación de Joaquin Phoenix, Joaquin Phoenixy Amy Adams, merecidas sus nominaciones al Oscar. La Dirección y la Fotografía, cada plano es para enmarcar en la sala de tu casa. La música rara que aumenta la atmósfera creepy de la película. Hablar de la cienciología de forma indirecta, sin caer en el panfleto.

En contra: Por momentos es muy densa, no posee el ritmo agresivo de otras películas de Paul Thomas Anderson. Es de ese tipo de films donde la actuación lo es todo y la historia queda en un segundo plano: equilibrio delicado que Anderson había mantenido en sus otras obras y que acá rompe.

Veredicto: The Master es una película para gente que le gusta el cine independiente, europeo u otro tipo de propuestas narrativas atípicas. No es la cumbre de Paul Thomas Anderson, tampoco es su peor película. Si There Will Be Blood y Boogie Nights tienes 5/5 en la escala de Anderson, The Master tiene un merecido 4/5.

Imagen

https://www.youtube.com/watch?v=4Ox2-0A1OIQ -> Trailer subtitulado

(Crítica originalmente publicada en http://www.oidossucios.com)

“Rebelión en la granja” o de como la línea entre la realidad y la ficción es imperceptible.

Para que se animen a leerlo, acá hay un texto acerca de “Rebelión en la granja” cortesía de Sophie! Un libro sumamente necesario para nuestros tiempos actuales

De las diosas, todas.

Imagen

Una de las tantas cosas que me propuse este año es leer aunque sea un libro al mes. El libro del mes de Marzo fue “Rebelión en la granja” de George Orwell. La contraportada del libro lo describe de la siguiente manera:

“Los animales de la granja de los Jones se sublevan contra sus dueños humanos y los vencen. Pero la rebelión fracasará al surgir entre ellos rivalidades y envidiar, y al aliarse algunos con los amos que derrocaron traicionando su propia identidad y los intereses de su clase”

Más allá de hacer un análisis literario del libro, lo cual está muy por encima de mis capacidades, me gustaría rescatar algunas cosas que me llamaron la atención del libro:

  1. Es bastante corto, se puede leer fácilmente en un día, es llevadera la narración, lo que me permitió leerlo en poco tiempo para poder -entre tantas cosas- finalizarlo hoy 31 de…

View original post 1,532 more words

Todo Sherlock Holmes: un clásico que está de moda

Hace ya más de 120 años que Sir Arthur Conan Doyle creó a uno de los grandes personajes de la historia de la literatura: Sherlock Holmes. Desde ese entonces, su detective ha sido adaptado en muchísimas ocasiones a comics, series de televisión, películas y videojuegos. Contrario a lo que podría pensarse, Sherlock sigue estando más vigente que nunca y la prosa de Conan Doyle está muy lejos de expirar. No es casualidad que en los últimos años se esté dando un boom por la cultura holmeasiana: las dos últimas películas de Guy Ritchie, Sherlock la serie de la BBC que lleva 3 temporadas al aire, Elementary que comenzó este año transmitida por Universal y, por supuesto, no podemos olvidar que Holmes ha sido la inspiración de la cual nació uno de los mejores personajes de la televisión en los últimos años: Dr. House.

¿Qué es lo que hace que un detective del siglo XIX todavía nos llame la atención en pleno siglo XXI?, las razones son muchísimas. A los que sientan que se aburrirán al leer a un clásico debo decirles que la pluma de Conan Doyle es mucho más agradable y de fácil lectura que cualquier autor contemporáneo. Sin ir muy lejos, la lectura de Sherlock Holmes es tan rápida como la de cualquier libro de Dan Brown (El código Da Vinci) o Steig Larsson (Los hombres que no amaban a las mujeres). De hecho, ambos autores, al igual que películas de culto como Saw, beben directamente de los casos que resolvió Holmes. Todo el canon holmesiano está compuesto por 4 novelas y 56 relatos cortos. Las novelas están escritas por capítulos lo que facilita muchísimo la lectura y los relatos no superan las 8 páginas, lo cual es ideal para aquellas personas que no tienen muy desarrollado el hábito de la lectura o que no poseen mucho tiempo para leer.

Cada caso comienza rápidamente y engancha al lector: su puesta en escena parece un callejón sin salida que sólo acepta una sola solución. Pero cuando Sherlock Holmes entra en acción aparecen más evidencias que cambian por completo los hechos y terminan dando un vuelco que el lector jamás podrá imaginarse. Los temas y los crímenes son variados y oscuros: traición, codicia, envidia, lujuria, poder, incesto. Conan Doyle hizo un repertorio de las vicisitudes humanas y supo como crear delitos interesantes, llenos de detalles escabrosos, y perpetrados por personajes con una psicología bastante profunda.

Más allá de los crímenes enrevesados, el verdadero atractivo de la obra de Conan Doyle es la personalidad de su detective. Sherlock Holmes es un tipo sumamente interesante: sarcástico, inteligente, egocéntrico sin llegar a ser pedante, adicto a la cocaína y al tabaco… y sus métodos deductivos son espectaculares. Holmes dista mucho de ser un héroe políticamente hablando correcto, pero sus habilidades y personalidad rápidamente se ganan la simpatía del lector. Su sentido de la justicia es tan elevado (y que dista mucho de la justicia práctica de cualquier juez) y su ética tan particular que será difícil no congeniar con él. Por otro lado, Watson, su fiel compañero y el cronista de sus aventuras, es también un personaje genial: humilde, inteligente, sensible, dispuesto siempre a tomar el arma y disparar cuando sea necesario. Juntos forman una dupla que difícilmente podrá ser superada en la historia de la literatura.

La obra maestra de Conan Doyle nos llega gracias a una edición de lujo, tapa dura, titulada Todo Sherlock Holmes, publicada por editorial Cátedra. Más allá de su presentación física, lo mejor de este libro es el contenido extra: ensayos acerca de Conan Doyle y Sherlock Holmes, biografía de ambos, notas acerca de cada uno de los casos y un breve diccionario con un listado de todos los personajes importantes del libro. Por si fuera poco, se ha organizado en orden cronológico todos los casos que resolvieron Sherlock y Watson (a diferencia de como fueron publicados, de forma dispersa). Este nuevo orden nos permite apreciar por completo la evolución del los personajes y la repercusión de los casos en ellos. A pesar de su tamaño, Todo Sherlock Holmes puede leerse rápidamente, es una lectura ideal para una tarde o antes de irse a dormir, un libro que enganchará al lector más experimentado o al que apenas se está iniciando.

CA00095209

(Artículo publicado originalmente en la revista Dux Magazine, en su edición noviembre de 2013)

 

Now you see me: magia, robos y vueltas de tuerca

Soy fanático de las películas que cuentan robos complicados. Desde Ocean´s Eleven hasta Fast & Furious 5, todas las historias de “varios personajes con habilidades especiales que se unen para hacer un robo aparentemente imposible que al final realizan sorprendiendo al público” me fascinan. Es un tipo de largometraje donde el espectador ha visto muchas vueltas de tuerca y finales alucinantes, lo que hace que cada vez sea más difícil sorprender. Now You See Me se une a sus referentes inmediatos de forma espectacular, no sólo asombrando al espectador con un artificio narrativo interesante: también lo hace con una puesta en escena alucinante haciendo de toda la película una grata sorpresa desde todo punto de vista.

La historia comienza presentándonos a 4 magos muy particulares: Daniel Atlas (Jesse Eisenberg) un ilusionista de primera, Henley Reeves (Isla Fisher) ex-novia de Daniel e ilusionista también, Merritt McKinney (Woody Harrelson) un mentalista capaz de programar a quien sea y Jack Wilder (Dave Franco) un carterista muy hábil. Un día, los magos son reunidos misteriosamente y a partir de allí comienzan a trabajar juntos bajo el nombre de Los cuatro jinetes, apadrinados por el multi-millonario Arthur Tressler (Michael Caine). Luego de un par de años trabajando juntos, Los cuatro jinetes deciden dar 3 shows alrededor de Estados Unidos y durante su primera presentación roban un banco en Francia, en vivo y directo, para luego teletransportar todo el dinero a Las Vegas y regalárselo al público. Dicha acción atrae toda la atención de la policía lo que hace que sean perseguidos por Dylan Rhodes (Mark Ruffalo) del FBI y Alma Dray (Melanie Laurent) de la INTERPOL, quienes son asesorados por Thaddeus Bradley (Morgan Freeman) un ex-mago que tiene un programa de televisión donde pone al descubierto todos los trucos de magia que realizan los ilusionistas y así acabar con sus carreras.

El director, Louis Leterrier (conocido por películas de acción trepidantes como The Transporter y Danny The Dog) utiliza un ritmo acelerado durante todo el relato, mezclando diálogos inteligentes y explicaciones enrevesadas con secuencias de acción agresivas. Los personajes son sumamente carismáticos y en los primeros minutos ya se ganan la empatía del público, además la historia sube la barra en complejidad en cada escena sin llegar a ser difícil de seguirle el hilo. Now You See Me es de los pocos films que mantienen al espectador en el borde del asiento y que logran engañarlo de forma satisfactoria al final de todo. Un parada obligada en la cartelera actual.

Lo mejor: el elenco de primera, todos los protagonistas son actores de alto calibre y sus personajes resaltan lo mejor de cada uno. La puesta en escena es completamente alucinante, de verdad crees que estás viendo magia. Las secuencias de acción están muy bien llevadas. El papel de Melanie Laurent enamora. La vueltas de tuerca del guión.

Lo malo: si no compras el código mágico de la película, tal vez algunos trucos parezcan demasiado forzados. El personaje de Isla Fisher pudo haber resaltado mucho más durante toda la historia. La vuelta de tuerca final (y la resolución) puede que moleste a más de uno. Su poster no le hace justicia, por ende pasa desapercibida en cartelera.

Veredicto: Now You See Me sorprende al contar la típica estafa elaborada desde una perspectiva completamente nueva. Su acierto es tener un elenco de primera interpretando personajes atractivos sumado a una historia llena de magia y misterios aderezado con los intríngulis de grandes robos. Si Ocean´s Eleven es un 5, esta merece un 4.5/5.

now-you-see-me-poster

https://www.youtube.com/watch?v=dJHo3XQjhpc -> Trailer, subtitulado

(Crítica originalmente publicada en http://www.oidossucios.com)