Month: May 2014

Enamorado de la vida

Saliendo un poco de la crítica, quisiera compartir un trabajo del que me siento especialmente orgulloso. Les dejo esta pieza que rodamos en Tramoyero Films (@tramoyerofilms) junto con la gente de Leo Burnett Venezuela (@LeoBccs) para ONTV (@ONTV_VE). Es para una buena causa y la idea es darle publicidad. La dirección y edición son de este servidor =)

Arbitrage: Crímenes y pecados del mundo moderno

El thriller político es un género poco habitual en la cartelera. Puede llegar a ser muy denso y exigir del público ciertos conocimientos en materia política y económica para poder ser entendido del todo. Por si fuera poco, casi siempre se mueve por las complejas lindes del maniqueísmo: los malos son atrapados, los buenos ganan y, por supuesto, los gobiernos y la corrupción pueden arreglarse. Arbitrage es de las pocas películas que se salvan a la regla y nos da en la cara con la cruda realidad que todos intuimos pero preferimos obviar: al final, el poder y el dinero (sea encarnado por un gobierno o por una empresa) siempre terminan ganando la partida. Reflexión desoladora, nada agradable, pero espejo acertado en estos tiempos de crisis por doquier.

La historia narra la vida de Robert Miller (Richard Gere), una suerte de gurú de los negocios que, a simple vista, tiene una vida perfecta: excelente posición social y económica, una familia hermosa, hasta una amante francesa y artista. Lentamente, mientras la trama avanza, comenzamos a descubrir la cara oculta de Miller: está en bancarrota, su empresa ha maquillado números y hecho varias cosas ilegales para mantenerse a flote. Los negocios no marchan bien, aunque Miller proyecta una imagen envidiable. Por supuesto, el status quo se rompe tarde o temprano y esto ocurre cuando su amante muere en un accidente de tránsito con Miller al volante. Como el protagonista intenta cerrar una transacción multimillonaria que resolverá todos sus problemas, decide huir de la escena del crimen para evitar cualquier vínculo o escándalo que pueda afectar su imagen. A partir de este momento, comienza una verdadera montaña rusa de emociones donde cada paso que da Miller podría destruir por siempre su vida, su empresa y toda su familia.

Arbitrage son de esas películas al estilo Michael Clayton, Wall Street o Lord of War; films a los que nos acercamos por casualidad, que son difíciles de recomendar (pues cuando contamos la premisa que los mueven suenan como películas aburridas), pero que al darles una oportunidad nos enganchan de una manera genial. A pesar de ser su opera prima, Nicholas Jarecki (su director y guionista), maneja el suspenso con maestría y la actuación de Richard Gere eleva el film muchísimo. Tiene pocas secuencias de acción física y toda la tensión se maneja a través de diálogos, subtramas y la eterna espera por la resolución de conflictos que no dependen en absoluto del personaje principal, artificio que aumenta la tensión al máximo pues Miller pende de una cuerda floja.

Lo mejor: Richard Gere, literalmente, se come la película. Ver a Tim Roth en papel de detective malo al mejor estilo Lie to me. Como explicar un tema tan complicado (empresas, juicios, fraude) de una manera tan sencilla y manejando el suspenso con pulso firme. El final es sencillamente demoledor.

Lo malo: Comienza muy lento, pero cuando arranca (más o menos por la media hora) no te suelta. Por el tema, muy probablemente pase por debajo de la mesa en la cartelera actual. El personaje de la hija de Miller (Brit Marling) pudo haber sido explotado mucho más en la historia.

Veredicto: Arbitrage es una grata sorpresa en la cartelera, saturados de películas de acción o comedias tontas, un thriller político son de las historias poco comunes que se agradecen. Sirve como espejo de la dura realidad de muchos países (incluyendo el nuestro) sin llegar a ser un film panfletario. Si Lord of War es un 5/5 en la escala de thriller políticos, Arbitrage tiene un bien logrado 4/5.

Imagen

Trailer subtitulado -> http://www.youtube.com/watch?v=lJ2O-def-Z8

(Crítica publicada originalmente en http://www.oidossucios.com)

 

Star Trek Into Darkness: J. J. Abrams vuelve a subir la barra

Hacer la segunda parte de una película que fue un éxito es difícil, sobre todo si ambos largometrajes pertenecen a una serie de culto que es una referencia mundial. J.J. Abrams vuelve a tomar las riendas del complicado universo de Star Trek trayéndonos una nueva entrega que supera a su predecesora (labor que parecía casi imposible). Por si fuera poco, toma el riesgo de utilizar el argumento de una historia mítica dentro de la saga, abordándolo desde otra perspectiva y cambiando con éxito el rumbo prestablecido de la historia. Altas dosis se acción, mucha comedia inteligente y varios picos dramáticos que sorprenderán a la audiencia junto con una puesta en escena impecable es el sello de este nuevo capítulo de Star Trek que de seguro le traerá a la franquicia muchísimos más fans.

La historia comienza tiempo después de la primera película, con el Capitán Kirk (Chris Pine) a cargo del Enterprise y las típicas peleas con Spock (Zachary Quinto) por su lógica enfermiza y su obsesión por siempre cumplir las reglas. Como ya es costumbre, la actitud arriesgada e impertinente de Kirk lo mete en serios problemas junto con su tripulación y la Federación termina reprendiéndolo. Lastimosamente, antes de poder ser castigado, Kirk recibe una terrible sorpresa cuando un terrorista llamado Jhon Harrison (Benedict Cumberbatch) ataca directamente al alto mando de la Federación desatando el caos. Por esta razón Marcus (Peter Weller), uno de los jefes de la Federación, embarca a la tripulación de Kirk en una peligrosa misión para que acaben con el terrorista. De esta forma, el equipo del Enterprise y su capitán tienen la oportunidad de redimirse frente a la Federación, vengar a los caídos y evitar una posible guerra con los Klingon (porque Harrison se esconde en su territorio y, aparentemente, es lo que quiere desatar).

Si la primera película de Star Trek iba acerca de la creación del mito del Enteprise, Stark Trek Into Darkness crea un contexto nuevo, profundiza más en los personajes y expande la mitología de este universo de ciencia ficción. Gran parte del éxito recae sobre el don innato de J. J. Abrams para retratar de manera consistente y sencilla universos narrativos sumamente complejos. Por si fuera poco, todos los personajes además de estar bien construidos, tienen protagonismo en la historia haciendo que el cast funcione como un engranaje perfecto donde sentimos empatía por cada miembro de la tripulación. El guión cuida cada detalle para hacer homenaje a la serie original, pero distanciándose de la misma para crear su propio mundo, utilizando argumentos clásicos pero actualizándolos y así sorprender a fans de la serie y al nuevo público. Si J.J. Abrams mantiene la barra tan arriba, muy probablemente esta nueva saga de Star Trek termine transformándose en la Star Wars de esta generación (salvando las distancias entre ambos universos, claro está).

Lo mejor: La gran vuelta de tuerca que tiene la historia. Benedict Cumberbatch es uno de los mejores antagonistas de la franquicia. Los diálogos de Spock. La comedia física cortesía de Simon Pegg. Las secuencias de acción son alucinantes. El soundtrack.

Lo malo: Si no eres fanático de Star Trek pierdes gran parte de las referencias que la hacen una película épica. Tienes que haber visto la uno para disfrutarla por completo. Si leíste alguna crítica o IMDB te puedes spoilear la gran sorpresa que trae el film.

Veredicto: J.J. Abrams hizo un trabajo magistral con el reboot de Star Trek en el 2009. Hoy, con Stark Trek Into Darkness, sube la calidad elevándola al Olimpo de la ciencia ficción y de lo mejor del 2013. Si la primera parte es un 4.5/5, su secuela ganó 5/5.

Trailer subtitulado -> https://www.youtube.com/watch?v=j0FRLh2XlQI

St_Destruction_English_Intl_1sht

(Crítica publicada originalmente en http://www.oidossucios.com)